viernes, 10 de febrero de 2012

LA TORRE DE CABOALLES


LA TORRE DE CABOALLES

Sí, sí, en Caboalles también existió una torre medieval posiblemente de origen romano, además de tener la iglesia o comunidad eclesial documentada más antigua de Laciana, (recordad en este mismo blog http://caputvallis.blogspot.com/search/label/iglesia ), Caboalles tiene, por tanto, una gran historia desconocida en muchos aspectos. ¿Qué otros descubrimientos nos deparará el futuro?

Sobre el año 2006, en una visita a mi pueblo me dejaron una copia del Libro de Acuerdos del siglo XIX y de su transcripción, que aparecen en mi blog http://caputvallis.blogspot.com/2008/12/libro-de-acuerdos-del-lugar-de.html
http://picasaweb.google.com/lobeznolacianiego/LibroDeAcuerdos ,
en su página 26 que corresponde a un acta del 10 de junio de 1821 aparece una denominación topográfica, la Poula de la Torre, que dio pie a que esta presunción, la torre de Caboalles, empezara a tomar cuerpo en mi imaginación.

La Poula de la Torre, terreno ubicado en Robledo, según el patsuezu poula es una tierra sin cultivar, inculta. Lo que me llamó la atención fue el “apellido” DE LA TORRE, ¿qué significaba?, en un primer momento podíamos pensar que en esa finca estaba la torre, pero de ser así dicha torre no estaría en el lugar idóneo, llegué a la conclusión que esta Poula era una finca perteneciente a la torre, a los dueños de la torre.
Más tarde, leyendo las respuestas al Interrogatorio del Catastro de Ensenada para Caboalles de Abajo, apareció el apellido Díez de la Torre en uno de los peritos intervinientes,
http://caputvallis.blogspot.com/2008/02/catastro-de-ensenada-ao-1752.html



 


Apellido que en la Sección Nobleza del Archivo Histórico Nacional  tiene una Carta Ejecutoria de sangre de Vicente Díez de la Torre, su hijo José y sus nietos, y de su casa solariega en las montañas de León. 







Con posterioridad confirmé que dicha casa solariega se encontraba en Caboalles de Abajo.

 
Pulsar encima de la imagen anterior para aumentar su tamaño y que sea legible

En esos momentos teníamos localizado el terreno denominado la Poula de la Torre y también la confirmación de que el apellido Díez de la Torre tenía casa solariega en Caboalles de Abajo.

Las sospechas de la existencia de la torre de Caboalles, por los motivos expuestos, se hacía cada vez más evidente y me alegró la confirmación de dicha certeza  a través de la tesis del Dr. Adriaan de Man, Universidade de Porto (Portugal), año 2008,
  http://repositorio-aberto.up.pt/handle/10216/9363
 en este enlace se puede consultar la tesis completa.
  





     Por fin, la constancia documental de la existencia de la torre de Caboalles de Abajo.

Dice el Dr. De Man:

Reocupan a veces sitios con taludes y fosos prerromanos o republicanos, edificando una pequeña torre lo que posiblemente…  En otros casos, se construyó una pequeña cerca, como en Lillo, Cistierna, Olleros de Alba o Caboalles.

El topónimo Poula de la Torre y el apellido Díez de la Torre han sido los acicates para buscar esta torre de Caboalles, que como observaréis ya estaba localizada por expertos arqueólogos.


Ya tenemos, al menos, una pequeña torre con cerca en Caboalles de Abajo, que puede tener un origen romano, de vigilancia del camino de Leitariegos en tiempos medievales y si procede de la época romana tendría la misión de vigilar las explotaciones auríferas tan abundantes en la zona.
Pero en esta tesis doctoral,  Adriaan de Man hacía referencia a la siguiente bibliografía:
 927.- Gutiérrez Gonzáles e Benéitez González 1995, 426

Había que encontrar este texto y reconozco que el título y autores del mismo fueron fáciles de localizar:

1º CONGRESSO DE ARQUEOLOGIA PENINSULAR – ACTAS V 
FORTIFICACIONES Y CAMINOS MEDIEVALES. 
NUEVAS PERSPECTIVAS PARA SU ESTUDIO
Por
José Avelino Gutiérrez González y Carmen Benéitez González.

Pero el contenido de este trabajo de investigación no era capaz de conseguirlo, así que acudí a Manuel Maurín Álvarez, (nacido en Villablino (León) el 8 de julio de 1958. Profesor Titular de la Universidad de Oviedo (Asturias), en el Departamento de Geografía de la Facultad de Geografía e Historia, desde 1983), autor de diversos libros entre los cuales se encuentran estudios sobre Laciana y la MSP, y como apuntábamos antes lacianiego. Manuel Maurín me lo consiguió acudiendo directamente a  uno de los autores, José Avelino Gutiérrez González (Profesor Titular de Arqueología en la Universidad de Oviedo. Licenciado (1981) y Doctor (1989) en Historia (Especialidades de Arqueología e Historia Medieval) por la Universidad de Valladolid. Especialista en Arqueología Tardoantigua y Medieval, especialmente en la investigación del poblamiento y cultura material del reino asturleonés y sus precedentes antiguos.)

Carmen Benéitez González es arqueóloga y colaboradora del Equipo de Investigación Arqueología Medieval.
Por su interés incluyo todo el estudio:












Poco hay que añadir a este texto, resumir que la torre de Caboalles está emplazada en el camino hacia Leitariegos, que era de planta circular y con cerca envolvente.

La ubicación exacta de dicha torre la desconozco, me gustaría saberla pero no he tenido la necesidad imperiosa de conocerla.

Propongo que sea el Ayuntamiento de Villablino, a través de la Concejalía de Cultura, quién se ocupe de investigar su situación y, una vez localizada, proceda a la correspondiente protección arqueológica.

Más información:

http://caboalles.wordpress.com/2012/02/12/la-torre-de-caboalles





















8 comentarios:

Armando dijo...

Gracias, Lobezno. Este hallazgo, tan bien documentado, sitúa al pueblo en la historia. Demuestras que cuando los romanos bautizaron al núcleo como CAPUT no era sólo una metáfora, lo consideraron CABEZA de todo el valle, que sería el cuerpo. La torre y la iglesia así lo señalan, antes que en otros sitios lacianiegos. Ahora sólo queda que las autoridades competentes (Ayuntamiento, Consejería de Cultura, etc.) lo reconozcan, lo valoren y lo cuiden. También espero que alguien valore el esfuerzo que tuviste que realizar para llegar a la poula y a la torre. Es un respeto que nadie te puede negar, ni los modernos condes de Luna.

Lobezno dijo...

Muchas gracias, Armando.
Es una satisfacción para mí hacer pública esta noticia, ya conocida por los expertos.
Que todo el mundo, sobre todo los caputvallinos, sepa de la existencia de unas ruinas que se deberían conservar adecuadamente si aun no han desaparecido.
Pero, me imagino, tendrán el mismo destino que los frescos de la iglesia vieja, el olvido y la desaparición.

Caboalles dijo...

Enhorabuena Lobezno, te felicito por el gran trabajo que has hecho. Aparte de ilustrarnos, aportas las bases para que las autoridades culturales competentes, sociedades y asociaciones culturales lugareñas, continúen con la investigación y difusión del gran trabajo que has realizado.

Lobezno dijo...

Muchas gracias Caboalles.

Para que todas las entidades que citas se enteren y hagan cargo de sus deberes de conservación, os ruego difundáis esta noticia por los cuatro puntos cardinales.

Muchas gracias a todos.

Marián dijo...

¡¡ que gran trabajo de investigación Angel!! Enhorabuena !! ahora solo hace falta que alguien de Cultura se implique en el asunto... ¿ será mucho pedir ? Es un lujo tener paisanos como tu. Un abrazo

Lobezno dijo...

Muchas gracias, Marián, por tus elogiosos comentarios.

Creo que el único mérito que tengo es hacer de dominio público conocimientos e historias de nuestro pueblo que o no se conocían o estaban en el olvido.

Y eso es lo que os pido a todos que divulguéis estas noticias entre todos vuestros allegados que tengan algo que ver con Caboalles.

En definitiva, que la historia de Caboalles, como decía más arriba, sea de dominio público.

Cuanto más conocido sea este hecho histórico menos disculpa tendrán las instituciones públicas culturales para no hacerse eco de él, y actuar en consecuencia.

Fresnedo dijo...

Enhorabuena por ese trabajo de investigación. A mi también me encanta la historia y sólo hacerte un pequeño apunte:revisando el pleito al que hacías alusión el tercer abuelo de los demandantes dice que era natural de Huergas y un poco más adelante confirma que el solar de esos Díez estaba radicado en Huergas. Por lo tanto el segundo abuelo que ya pasó a casarse a Caboalles probablemente añadió al apellido Díez el de la Torre porque seguramente vívía cerca de la dicha torre. Esta fórmula de añadir al apellido el nombre del barrio o del paraje donde vivían para identificarse o incluso diferenciarse de otra persona que se llamara igual era bastante común.
Sería muy importante que se localizara y señalizara pero por desgracia ya sabemos como actúa nuestro ayuntamiento.
Felicidades de nuevo y un saludo.

Lobezno dijo...

Estimado Fresnedo:

Revisando el texto de LA TORRE DE CABOALLES he comprobado que no aparecía una imagen sobre un correo electrónico recibido en su día del Archivo Histórico Nacional y que ahora creo que se puede observar en esta entrada.

No obstante, traslado la contestación de dicho organismo:

>En relación a su consulta sobre el documento OSUNA,C.2232,D.9, le informo que efectivamente se refiere a “su casa solariega de las montañas de León”.

La familia litigante en el pleito de hidalguía procede de “Cabualles de abajo en el conçejo de Laciana”, probablemente se refiera a “Caboalles de Abajo” perteneciente al municipio de Villablino (León)<

Esta contestación del Archivo Histórico Nacional no se corresponde con su afirmación de que el solar de los Díez estaba radicado en Huergas.

Esto no significa que no sean ciertos ambos orígenes, pero habrá que discernir esta disparidad de criterios.

No estaría de más añadir a esta entrada de mi blog la copia del pleito que debes tener en tu poder, posiblemente no podrías añadirlo a una contestación pero podrías enviármelo por correo electrónico y yo lo incorporaría al resto del texto.

Mi correo electrónico: lobeznolacianiego@gmail.com

Agradezco tu comentario y te envío un cordial saludo.